Leishmaniosis Canina

Los flebotomos, son insectos nocturnos, por lo que su momento de mayor actividad se registra al atardecer.

Son los responsables de transmitir la leishmaniosis canina.

Entre otras características externas distintivas, destacan su cuerpo peludo y la posición de sus alas (en ángulo sobre el abdomen) cuando están en descanso.

Esta postura cambia cuando se disponen a morder, momento en el que danzan en círculos alrededor de la parte del cuerpo del hospedador elegida para la picadura.


Preguntas sobre el flebotomo

flebotomo

No es fácil identificarlo. El vector implicado en la transmisión es el flebotomo, insecto de tamaño reducido (de 2 a 3 mm de longitud), de color amarillo-pajizo y cuyo cuerpo, incluidas alas y extremidades, se encuentra cubierto de abundantes pelos. Su período de actividad coincide con los meses más cálidos, aunque puede variar en función de las condiciones climáticas. Se caracterizan por su actividad al anochecer, siempre que las temperaturas superen los 16-18ºC y la lluvia y el viento no estén presentes.

Poseen una notable atracción por la luz. Es típico su vuelo silencioso, a diferencia de los mosquitos, y su alcance es relativamente limitado (aprox. 2 km). Sólo las hembras se alimentan de sangre y por lo tanto son las únicas transmisoras de la enfermedad.

Varía de unas zonas a otras, dependiendo de factores ambientales como son temperatura, humedad y situación geográfica.

Ver mapa de incidencia de leishmaniosis en España.

El flebotomo vive en zonas cálidas y secas. Por tanto, la época de mayor riesgo de transmisión del parásito coincide con la primavera y el verano y en las zonas más cálidas de España el riesgo se prolonga durante todo el año.

Por lo que es muy importante que el perro esté protegido los 12 meses del año.