Signos clínicos de la leishmania

Los signos clínicos de la leishmaniosis canina son varios y diferentes y puede que no se presenten todos o incluso que no se presente ninguno si el animal está en estado subclínico.

Los más frecuentes son:

 

Una vez se ha producido el contagio de la enfermedad, el periodo de incubación suele tardar varias semanas y los primeros síntomas pueden tardar mucho tiempo en manifestarse, normalmente entre 3 y 6 meses, o incluso años, desarrollándose lentamente a lo largo del tiempo.
Si el animal es diagnosticado y tratado a tiempo por su veterinario, puede recuperar su calidad de vida, aunque permanecerá infectado y positivo a Leishmania el resto de su vida.